La mujer que se casó con el hombre acusado de matar a su gemela se separó y espera un bebé: “Cambió mucho mi vida”

Edith Casas habló tras 11 años del femicidio en Pico Truncado que conmocionó al país y tuvo repercusión internacional por su escandalosa boda con el exnovio de su hermana. “Él está en otra relación y, bueno, yo también”, contó.

La historia de las gemelas Johana y Edith Casas tiene una trama de película, pero de ficción no tuvo nada y ocurrió hace poco más de 10 años en Pico Truncado, un pueblo de alrededor de 20 mil habitantes de la provincia de Santa Cruz.

Todo empezó el 16 de julio de 2010. Ese día, encontraron el cuerpo de Johana con dos balazos en el pecho en un descampado conocido como el Cordón Forestal. La joven veinteañera era entonces una modelo en ascenso que había participado de varios desfiles, incluso fuera de la provincia. Desde ese momento, el caso de “la gemela asesinada” nunca dejó de asombrar.

El descampado donde encontraron a la víctima con dos balazos en el pecho. (Foto: TN).

“Aunque hayan pasado 11 años me sigue afectando. Porque además, tres días después de esa fecha (el día del crimen) es nuestro cumpleaños”, sostuvo Edith, en un breve diálogo con TN.com.ar. Tras haber sido protagonista de una noticia que tuvo repercusión mundial, hoy la joven bajó su perfil y prácticamente ya no da notas: “Cambió mucho mi vida. Estoy tranquila”. Sin embargo, no habla en tiempo pasado cuando se refiere a Johana. “Siempre va a estar presente para mí”, afirmó.

Johana tenía 20 años cuando la asesinaron de dos balazos en el pecho. (Foto: TN).

Cuando empezó la investigación por el homicidio todas las sospechas se volvieron en contra de Víctor Cingolani, quien había sido novio de la víctima años atrás y que fue también el primer condenado por el hecho a 13 años de prisión. “Yo fui el perejil”, repetía él ante cada micrófono que podía. Pese al fallo de la Justicia, la otra persona que empezó a aparecer en los medios convencida de su inocencia fue nada menos que la hermana de la joven que supuestamente él había asesinado.Play Video

Edith no solo creía que Víctor no era culpable sino que se había enamorado de él mientras este cumplía su condena. Pero el golpe de gracia lo dio en 2013, cuando anunció que iban a casarse. Esa decisión la alejó de su familia y también dividió a Pico Truncado en opiniones a favor y en contra de esa unión. Nada pudo impedir sin embargo que se concretara el 13 de febrero, en la víspera del Día de los Enamorados.

“A la novia le arrojaron piedras y huevos cuando salió de la oficina del registro civil, mientras a su marido, disfrazado con gafas de sol y una boina, lo sacaron precipitadamente de la puerta de atrás de una patrulla”, publicó el diario Daily Mail de Inglaterra sobre el acontecimiento. La BBC y la CNN también se hicieron eco de la noticia.Play Video

Marcelina Orellana, la mamá de las gemelas, habló con TN en aquel momento y no disimuló su rechazo sobre ese casamiento. “Yo pienso que mi hija no está normal”, afirmó tajante la mujer, que llegó a pedir pericias psicológicas para ella. En tanto, Valentín Casas, el padre, fue todavía un poco más lejos al dejar entrever que, para él, Edith había planeado con Víctor Cingolani el crimen de su hermana.

Pero mientras crecía la polémica y seguían los cruces de una y otra parte, un inesperado fallo de la Cámara del Crimen de Caleta Olivia condenó a 12 años de prisión a Marcos “El Tosco” Díaz, última pareja de Johana, por considerarlo culpable de matar a su novia. Es decir, para la Justicia había dos asesinos para un solo homicidio.

La última pareja de la víctima fue condenada a 12 años de prisión por el femicidio. (Foto: TN).

“Básicamente lo condenaron los indicios de oportunidad, los indicios de personalidad y la presencialidad”, comentó el fiscal del caso, tras lo cual precisó que se había podido probar que Díaz fue la última persona que estuvo con Johana en la escena del crimen.

Por su parte, Edith también salió a hablar después de que se conociera la sentencia. “Yo siempre sentí que el que mató a mi hermana fue Marcos”, remarcó en diálogo con TNconforme con el fallo porque entendía que se había hecho justicia por Johana, pero también que el hombre con el que se había casado, Cingolani, pronto recuperaría su libertad.Play Video

No se equivocaba. La Justicia liberó a Víctor Cingolani el 5 de diciembre de 2013 después de que el Superior Tribunal de Justicia (STJ) de Río Gallegos considerara que no había pruebas de peso para condenarlo por el femicidio de Johana Casas, por el que ya había estado preso 3 de los 13 años de pena a la que lo habían sentenciado.

“Nosotros nos enamoramos, nada más”, seguía aclarando ella. El vínculo con sus padres nunca lo recuperó, aunque mantenía la esperanza de que en algún momento ellos se acercaran y reconocieran que se habían equivocado con Víctor. “Hay que entender a las dos familias, las dos pasaron por una situación fea”, dijo él, tomado de la mano con su esposa, al periodista Marcos Barroca. Y señaló: “Ellos (los Casas) perdieron una hija y mi familia me perdió a mi”.

El día de su cumpleaños, Edith le comunicó a su familia que va a ser mamá. (Foto: Facebook).

Con el tiempo, la pareja se fue alejando del foco de atención y aquella historia de amor que los dos defendieron y lograron imponer por sobre todos los obstáculos, un día incierto se terminó. Tímida ante la pregunta, Edith le confirmó a TN.com.ar: “Hace rato que nos separamos. Él está en otra relación y, bueno, yo también”.

Tras separarse de Cingolani, Edith volvió a formar una familia. (Foto: Facebook).

Ahora la joven está en pareja con Mauro Farías, con quien además espera un bebé. La noticia a sus allegados se la dio días atrás cuando se reunieron en su casa por su cumpleaños y salió a recibirlos con una remera con el dibujo de un bebé estampado sobre la panza y una leyenda que decía “acá estoy creciendo”. “Quisimos sorprenderte para tu cumple y la sorpresa la diste vos. Hermosa noticia, saber que voy a ser tía me llena de alegría”, escribió su cuñada en las redes sociales.

Por su parte, Cingolani volvió a ser noticia el año pasado después de haber contraído coronavirus en España, de donde regresó al país a mediados de marzo. Fue el único caso de Pico Truncado y, después de pasar un mes internado, le dieron el alta.

El femicidio de Johana: caso cerrado

En 2013, Marcos Gabriel Díaz, alias El Tosco, fue condenado a 13 años de prisión por el homicidio de su novia y actualmente sigue cumpliendo la pena, preso en la alcaidía local.

En base a las pruebas y testimonios, los jueces concluyeron que la víctima fue llevada al descampado donde la encontraron asesinada por Marcos Díaz. Entre esas evidencias, encontraron una colilla de cigarrillo en la escena del crimen y un CD de música junto al cuerpo que varios testigos refirieron haber visto en el auto de Díaz.

Johana era modelo y había participado de varios desfiles, incluso fuera de la provincia. (Foto: Truncado Noticias).

Tampoco fue creíble la coartada que presentó El Tosco, debido a que sonaba poco probable que una persona con rasgos de celotipia (celos patológicos) dejara sola su novia en una madrugada de invierno y en estado de ebriedad, cuando recientemente se habían mudado para vivir juntos. “Es el único que tuvo la oportunidad material de llevarla a algún lado distante”, dijo el fiscal en ese momento y recordó que los amigos pudieron atestiguar cómo “Díaz y Johana discutían e incluso llegaban a los golpes”.

“Es injusto para mí; se va a tener que hacer real justicia y confío en Dios”, dijo a los medios Díaz al abandonar la sala tras escuchar su sentencia. Pese a no haber reconocido nunca su responsabilidad en el hecho, la Justicia consideró que era el único culpable.

Fuente: TN