Especialistas dicen que la variante sudafricana «tiene un comportamiento preocupante»

La nueva variante B.1.1.529 del coronavirus detectada por primera vez en Sudáfrica y que algunos especialistas ya bautizaron como «Nu», tiene una cantidad muy alta de mutaciones y un «comportamiento epidemiológico preocupante», aseguró a Télam el virólogo molecular Humberto Debat, en tanto que la Organización Mundial de la Salud (OMS) también la clasificó este viernes como “preocupante” y la designó como “Ómicron”, por la 15ava letra del alfabeto griego. «La variante fue presentada ayer por el virólogo Tulio de Oliveira en Sudáfrica tras la detección inicial de una decena de genomas del virus en los que se verificó un número impactante de mutaciones de forma asimétrica con una gran cantidad de cambios en la región de la proteína Spike (la que utiliza el virus para ingresar a las células)», dijo Debat, integrante del Proyecto Argentino Interinstitucional de Genómica de SARS-CoV-2 (PAIS).

Especificaciones de la nueva variante

El especialista explicó que  la nueva variante «tiene 33 mutaciones en esa sola región, y dentro de la proteína hay una zona muy importante que es la unión al receptor (celular) donde hay 11 mutaciones». Al describir las mutaciones, indicó que «hay muchas que ya conocemos que fueron identificadas en variantes de preocupación como Delta, Gamma y Beta, pero adicionalmente hay otras que están asociadas a evasión o escape parcial inmune y otras están asociadas a mayor contagiosidad».

Para el virólogo e investigador del INTA, el principal motivo de alerta es que «aparecieron datos epidemiológicos muy rápidamente». «Primero ya se secuenciaron 77 genomas del virus completos, principalmente de Sudáfrica, pero algunos también de Botsuana. Más allá de la secuenciación completa del virus, a partir de unos PCR que permiten identificar las variantes, en Sudáfrica se detectó que más del 90% de los análisis nuevos corresponden a esta variante y hay que recordar que en este país estaba la Delta», sostuvo. Y añadió: «Esto brinda una evidencia preliminar de que reemplazaría muy rápidamente a la Delta. De hecho, esta velocidad de reemplazo es mucho más rápida que cuando surgió la Alpha o la misma Delta».

Para Debat, otro dato que llama la atención es que «ya se registraron dos casos de esta variante en Hong Kong y hace unas horas se anunció que se detectó un caso confirmado y dos probables en Israel; es decir que ya estaría iniciando su expansión geográfica». El investigador describió que «el primer genoma se notificó el 11 de noviembre, hace muy poco, gracias a que Sudáfrica tiene un sistema de secuenciación muy eficiente, y el otro detalle es que este gran número de mutaciones difiere mucho del virus que estaba circulando en esa región y de otros circulando en el mundo. Es decir que es probable que su emergencia esté asociada a un proceso de aceleración evolutiva que podría haber sucedido en una infección en un paciente inmunosuprimido».

«Toda esta información da indicios muy fuertes de que esta variante, además de tener un genoma con muchas mutaciones, tiene un comportamiento epidemiológico preocupante», sentenció. Asimismo, mencionó que «destacados especialistas del todo el mundo están muy preocupados y sugiriendo hacer cierres de viajes internacionales; por supuesto que hay además llamado a analizar a nivel biológico cómo se comporta esta variante; todo esto hace recordar a cuando apareció Alpha y Delta».

Debat recordó que sólo el 11% de la población de África se encuentra vacunada con una dosis y el 7% con dos dosis, en claro contraste con países como los de Europa. «Más allá de las razones humanitarias, las regiones del mundo no inmunizadas pasan a ser un reservorio donde el virus se sigue replicando y esta es una de las condiciones básicas para que tenga la posibilidad de mutar y favorecer el surgimiento de variantes que impacten en zonas donde haya incluso buena cobertura», sostuvo.

Hasta el momento, no hay información acerca de si las vacunas serán eficaces contra esta variante. El Proyecto Argentino Interinstitucional de Genómica de SARS-CoV-2 (PAIS) es uno de los dos grupos de investigación en la Argentina que realizan vigilancia de las variantes.

La nueva variante de Sudáfrica fue clasificada hoy como «preocupante» por la Organización Mundial de la Salud (OMS) ante su «alto número de mutaciones» y su potencial de propagación, y llevará el nombre Ómicron, de acuerdo al criterio de nombramiento de las distintas variedad para los cuales se asigna una letra del alfabeto griego. «La variante B.1.1.529 fue notificada por primera vez por Sudáfrica el 24 de noviembre de 2021. Tiene un gran número de mutaciones, algunas de las cuales son preocupantes», indicó el grupo de expertos de la agencia sanitaria encargado de monitorear la evolución del virus y que sumó a Ómicron a Alpha, Beta, Gamma y Delta en el listado de «preocupantes».

«La evidencia preliminar sugiere un mayor riesgo de reinfección con esta variante, en comparación con otras», añadieron los especialistas e indicaron que los casos vinculados «parecen estar aumentando en casi todas las provincias de Sudáfrica». Si bien Ómicron va camino a convertirse en dominante en el sur de África, fuera de esa región se informaron hasta ahora pocos casos: en Hong Kong primero y hoy se descubrió también en Israel y Bélgica.

En Israel se detectó en un pasajero proveniente de Malaui que está vacunado contra el coronavirus y hay dos casos sospechosos, también inmunizados, que permanecen confinados. En Bélgica, la mutación se halló en una persona que viajó desde Egipto y no se había inoculado previamente contra el virus.

Ante esta situación y mientras se estudia el posible alto impacto en la transmisibilidad y la respuesta de inmunidad que ofrecen las vacunas actuales, varios gobiernos decidieron prohibir los vuelos desde y hacia Sudáfrica, Lesotho, Botswana, Zimbabwe, Mozambique, Namibia y Eswatini.

Fuente: Télam