Invasión de mosquitos: causas de la proliferación y cómo controlarlos

Según la especialista, Marina Stein, las especies que aparecieron masivamente en los últimos días no son transmisoras de parásitos ni virus. Sin embargo, destacó que la época, con temperaturas elevadas y lluvias, es propicia para la mayor presencia del Aedes Aegypti.

La proliferación de mosquitos se hizo notar en los últimos días, tras varias jornadas de abundantes lluvias.

La bióloga e investigadora adjunta del CONICET en el Instituto de Medicina Regional de la Universidad Nacional del Nordeste (UNNE), Marina Stein, se refirió a la proliferación de mosquitos que se hizo notable en los últimos días y si bien llevó tranquilidad -ya que las especies que aparecieron masivamente no son las que transmiten enfermedades-, indicó que son épocas propicias para el aumento de presencia del Aedes Aegypti, vector del Dengue, el Zika y el Chikungunya.

El fenómeno se observa en Resistencia y zonas aledañas, en particular de después de las jornadas marcadas por las lluvias y tormentas en esta región. “Los mosquitos necesitan de agua para poder reproducirse, sobre todo en las inmaduras, tanto de huevos, larvas o pupas”, explicó la especialista en declaraciones a LT7 de Corrientes. Por esa razón, la de las últimas jornadas no es la primera “invasión” que se ha registrado en la región y “en rigor, continuarán sucediendo mientras se mantengan la lluvias y las temperaturas elevadas”, auguró Stein.

Especies inocuas

Estos mosquitos en particular, que se presentan en abundancia y son muy “molestos” para los seres humanos,  pero “no hay evidencia que demuestre que son transmisoras de parásitos ni virus”. Los mosquitos se crían en charcos o en cualquier tipo de depresión que forma en el suelo y se colma de agua como consecuencia de la lluvia. Los huevos que estaban depositados previamente por las hembras, con el agua hacen eclosión para convertirse en larvas y se hacen adultos ávidos de sangre, principalmente las hembras que la necesitan para la maduración de sus propios huevos.

Combatir al Aedes

Stein aclaró que las especies que crian en charcos no son Aedes Aegypti, que -por el contrario- lo hacen en recipientes artificiales y no sobre la tierra húmeda. De todas maneras, indicó que el Aedes también va a ser más abundante en esta época de lluvia y de temperaturas cálidas porque eso favorece la reproducción de la mayoría de las especies de mosquitos.

“Al Aedes Aegypti no lo vamos a tener en charcos, pero sí va a estar más presente en nuestros domicilios o cualquier espacio urbano que pueda ser propicio para colectar agua”, subrayó la especialista. Entre las medidas para controlar la presencia de estos insectos, Stein recordó la importancia de modificar los recipientes que existen en la vivienda, esto es darlos vuelta y limpiarlos, o bien eliminar los que no sirven.

También es importante tener el pasto corto y la vegetación podada, porque allí es donde se oculta la hembra después de alimentarse y depositar los huevos porque la exposición directa al sol afecta su sobrevida.

Fumigación no recomendada

La especialista remarcó que las fumigaciones no son el medio más recomendado para el control de los mosquitos, habida cuenta que no siempre es posible conocer a ciencia cierta qué clase de veneno o componente químico se utiliza. Además, planteó que “esto podría generar resistencia”.

“No hay prueba validada por laboratorio de fumigación contra estas especies”, remarcó. Por otra parte, indicó que las aplicaciones la aire libre no son tan controladas como aquellas que se realizan, en época de epidemia, en espacios interiores contra el Aedes Aegypti.

“Para que sea efectiva la fumigación, debe tocar al mosquito, no tiene pode residual; es decir para que lo mate al insecto la sustancia rociada debe tocarlo y además tener un tamaño particular, con un peso específico y aplicada en un momento en particular”, planteó”, Stein. En cambio, consideró que insecticidas como la Critronela tiene algunos efectos pero su poder no es duradero. “El efecto no es de larga duración, con lo cual, termina siendo menos efectivo que otros repelentes”, cerró.